La “tierra de las cárceles” donde Brittney Griner purga su pena en Rusia

A+ A-

 


La entrada de la colonia penitenciaria para mujeres donde fue encarcelada Brittney Griner en Iavas, Mordovia (Rusia), el 19 de noviembre de 2022
La entrada de la colonia penitenciaria para mujeres donde fue encarcelada Brittney Griner en Iavas, Mordovia (Rusia), el 19 de noviembre de 2022 Alexander NEMENOV AFP 

La doble medalla de oro olímpica fue detenida en febrero en un aeropuerto de Moscú en posesión de un vaporizador que contenía un líquido a base de cannabis y condenada en agosto a 9 años de cárcel por “tráfico de drogas”.

Griner, de 32 años, alegó que usaba el producto como analgésico, y con autorización de su médico, debido a los dolores provocados por la práctica intensiva del baloncesto.

El caso cobró dimensión geopolítica en el contexto de la crisis entre Moscú y Washington por la ofensiva rusa en Ucrania. Allegados de la deportista afirman que las autoridades rusas quieren usarla en un eventual canje de presos con Estados Unidos.

“Lesbiana, norteamericana y negra”

Iava se fundó en 1921, cuando empezaba a constituirse el sistema de campos de internamiento soviéticos, o Gulag, y hasta ahora está estructurada en torno al sistema carcelario, dado que la mayoría de sus habitantes trabajan o trabajaron en la administración penitenciaria.

La carretera que lleva a Iavas, donde está la colonia penitenciaria donde fue encarcelada Brittney Griner, el 19 de noviembre de 2022
La carretera que lleva a Iavas, donde está la colonia penitenciaria donde fue encarcelada Brittney Griner, el 19 de noviembre de 2022 Alexander NEMENOV AFP

En el mercado local de un sábado de noviembre, la gran mayoría de los habitantes asegura que nunca oyó mencionar el caso Griner o se niegan a hablar con la prensa.

Sin embargo una mujer de unos 50 años, con los cabellos teñidos de rojo, se detiene y afirma: “La ley es igual para todos, los peces gordos y la gente común”.

“Si la mandaron a la cárcel, es porque lo merecía. Y si muestra buena conducta, la liberarán antes y saldrá con la conciencia tranquila”, agrega Svetlana, que se niega a dar su apellido.

Se ignora por el momento el trato que se le reservará a la deportista.

El establecimiento al cual fue enviada es “normal”, es decir, hay reportes de golpizas y un régimen de trabajo “cercano a la esclavitud”, cuenta Olga Romanova, directora del Fondo Rus’ Sidiashchaia, una oenegé de defensa de detenidos rusos.

“Pero hay cárceles mucho peores”, matiza Romanova, exiliada en Alemania.

En las cárceles de mujeres, a diferencia de las de hombres, “no hay castas ni jerarquías”, por lo cual las detenidas carecen de una red interna de protección, explica.

Sin embargo, la administración “velará por ella” mientras haya negociaciones sobre un posible canje de presos, estima.

Una situación frágil, dado que “si las negociaciones se rompen, estará en peligro”.

Existen por otra parte tres factores suplementarios que exponen a la deportista a ser víctima de violencias: “Es lesbiana, norteamericana y negra”, apunta la directora de la oenegé.

En las cárceles rusas suele imperar una homofobia muy violenta, así como el racismo y una visión de Estados Unidos como el ‘enemigo total'”, detalla.

“Afortunadamente [Griner] no habla ruso, así no entenderá lo que le dicen” y “eso puede resolverle problemas”, considera Romanova.

NOTICIAS RELACIONADAS

INTERNACIONALES 1251243864133145766

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon
BLOG_CMT_createIframe('https://www.blogger.com/rpc_relay.html', '0');

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item